lunes, 4 de abril de 2011

ACCIONES...


Por Cesáreo Silvestre Peguero.   

Las buenas acciones nos hacen aplicar acertadas decisiones.
A  Continuación, el destacado abogado  Domingo Brito, hace suyo el indicado introito del presente artículo. Siendo Juez, él dice haber aprendido dos sentencias: - al no Abogado: “dime quien es tu abogado y te diré quién eres”
Al abogado:”dime quien es tu cliente y te
diré quién eres.”En esta concepción, él
dice no referirse al abogado que se busca
para un caso específico,  donde podemos
equivocarnos y confiar en uno de espíritu
anémico. Él se refiere al jurisconsulto 
que se prefiere para todas las ocasiones.
Que no es aquel abogado que actúa una
o dos veces a favor de cualquiera;
porque todos los ciudadanos  tienen
derecho a ser defendidos o asistidos por
algún leguleyo. 
El jurista revela que el abogado fijo es un confesor de secretos e intimidades…
Domingo Brito aduce que: si se es honesto se busca al abogado serio; pero si se falta a los principios se prefiere al abogado charlatán y sin pudor, para que pueda ser partícipe de inconductas.
El abogado serio no defiende al sinvergüenza; que no necesariamente es aquel que comete un error, sino el que delinque con frecuencia.
El que aspira a representar integridad en los estrados debe poseer una buena dosis de ella.
El abogado que defiende en los tribunales lo indefendible es tan culpable como el que viola la ley.
Si queremos conocer a alguien, preguntemos por su Abogado.
Si pretendes saber cómo es el abogado,  averigua a quien representa.
De las acciones se derivan las indicadas  concepciones…

No hay comentarios: