lunes, 4 de abril de 2011

CONTAMINACIÓN DEL RÍO HIGUAMO EN SPM


Cesáreo Silvestre Peguero.


En San Pedro de Macorís una de las contaminaciones ecológicas más elevada la generan las empresas que se encuentran en la rivera del Río Higuamo,  en donde las industrias lanzan sus desechos tóxicos, extinguido así una gran cantidad de peces; esto sin que las llamadas autoridades de medio ambiente actúen en consecuencia para prevenir la citada degradación ecológica que están ocasionando algunas de las empresas que se hallan instaladas en los alrededores de este importante río, que desemboca en San Pedro de Macorís, a 69 kilómetros de Santo Domingo, capital de República Dominicana.
Las empresas lanzan desechos tóxicos al río Higuamo del cual ya han muerto numerosos peses y otras especies marinas que han sido intoxicadas por las sustancias venenosas, que en cantidades intolerables, las industriales lanzan a las aguas de este importante Río. Es necesario   actúen en consecuencia para prevenir los daños ecológicos que destruyen el habitad de las especies acuíferas. 
Desde hace muchos años este río es víctima de la contaminación en sus márgenes, donde se vierten residuos tóxicos así como otros desechos provenientes de los asentamientos urbanos que pueblan sus orillas y las industrias que están en su alrededor y que descargan sus desechos tóxicos al Río Higuamo.

Este problema afecta el área   turística de Juan Dolio y los guayacanes hacia donde gran parte de sus corrientes fluyen, ligándose con  los tóxicos que se arrastran desde El Río Higuamo  hacia el mar, afectando los arrecifes y la calidad del agua de toda el área hotelera de la indicada zona turística, también están afectando con ello  la calidad de las aguas subterráneas.
Esa degradación produce un nauseabundo y desagradable hedor que ha estado provocando problemas respiratorios y alergia en la piel de niños y adultos que viven en los alrededores del importante Río Higuamo, en San Pedro de Macorís. Las industrias están  esparciendo la contaminación al litoral turístico de San Pedro de Macorís, Juan Dolio y los Guayacanes. La magnitud de la contaminación se origina por las  sustancias toxicas  que desconsideradamente arrojan al río algunas de las industrias instaladas en sus alrededores.
Las aguas del río Higuamo, no están siendo bien aprovechadas porque el Estado Dominicano no ha instalado las 5 plantas con fines hidroeléctricos, para fines potables y para regadío: de acuerdo al ambientalista de San  Pedro de Macorís, Prof. Raúl Lebrón. El Río Higuamo fue declarado por el Poder Ejecutivo, como refugio de la fauna y vidas silvestres en el año 1994.                                                 El caudal promedio anual del río Higuamo es de  12.9  metros cúbicos por segundo y su estuario fue declarado área protegida mediante el decreto presidencial 233-96. En sus manglares, se reproducen  variadas especies de peces y crutacios.
El Río Higuamo de San Pedro de Macorís, es un lugar natural como puerto, éste fue base para la  exportación de azúcar en República Dominicana.
El poeta Domínguez Charro, fue uno de tantos  que se inspiro en este río, en donde se posan los más bellos atardeceres.
Sobre el Río Higuamo atraviesa el puente que hace honor a su nombre, llamado como tal.            Ese elevado, durante muchos años, se mantuvo como el puente colgante del país más extenso. Fue uno de los primeros puentes del país, creado en el año 1937. 
El Río Higuamo nace en la cordillera oriental al nordeste de Sabana Grande de Boyá en la provincia de Monte Plata, es nutrido por los acuíferos de los haitises y su  desembocadura  es en el Mar Caribe en San Pedro de Macorís.
El Higuamo recibe como afluentes los río Casui y Magua. Este es el río dominicano de más kilómetros navegable. Tiene 40 kilómetros disponibles para la navegación de 164 kilómetros que posee.  En tiempos pasados a través del Río Higuamo se trasladaba la azúcar del ingenio Consuelo y del Quisqueya en barcazas, desde el año 20 hasta los años 50 del siglo XX.
Antes se le llamó Río Macorís y duró hasta mediados del pasado siglo, con el nombre macoríx, Pasó de Río Macoríx a Río Higuamo debido a que este importante río tenía un afluente llamado “Higuamito,” según  cuenta el señor Raúl Lebrón, ecologista de  San Pedro de Macorís. El cauce de ese río es intenso, bordeado por frondosos manglares y otras vegetaciones.
La cuenca del Higuamo es la más extensa de la región oriental y la sexta en importancia a nivel nacional, con un área de influencia de 1,182  kilómetros cuadrados, incluyendo las de sus afluentes casuí y maguá, según explica el ingeniero Roberto Sánchez. 
La contaminación del Río Higuamo está provocando un irreversible daño a la ecología y al medio ambiente en República Dominicana. La verdad es que el poder económico y social de las grandes empresas que destruyen el Rio Higuamo está demostrado: plantas eléctricas e industrias nuevas se suman hoy a las tradicionales empresas contaminadoras del rio y su entorno.
Sólo una de las grandes empresas contaminantes ha hecho una reconversión industrial total como una planta industrial nueva y moderna; se trata de la empresa  Destilería Brugal, en San Pedro de Macorís.
Con el tratamiento de sus desechos y sustancias residuales es notable la disminución de la contaminación producida por la melaza fermentada y las aguas servidas de esta empresa. El Ingenio Cristóbal Colon ha hecho una laguna artificial especial para desechar los contaminantes más peligrosos generados por la actividad industrial de esa empresa del Grupo Viccini. Pero a pesar de las inversiones, hechas por esa y otras empresas en procura de disminuir la contaminación que ellas aportaban al Rio Higuamo; hay, sin duda, un aumento en la contaminación industrial con desechos tóxicos, combustibles, agua caliente, fertilizantes, materiales industriales para limpiezas….  A esta contaminación  industrial se suma la domestica; con una gran población viviendo en las riveras del Rio Higuamo y que desecha sus aguas cloacales y desperdicios sólidos al rio. El Ministerio de Medio Ambiente debe obligar, a las industrias que faltan, a construir plantas de tratamientos que limpien las aguas que vierten al rio. Sin importar los costos que esto implique, y además, el Congreso Nacional disponer por ley, que las empresas que históricamente han contaminados los ríos nutran un fondo para el rescate de estos, con ese dinero se financiarían procedimientos científicos para limpiar los ríos, clarificarlos y oxigenar sus aguas, también se podrá desarravalizar sus márgenes. Caminemos hacia el cobro de los pasivos ecológicos. Este tema continuara en la segunda  Edición de este Libro.

2 comentarios:

Alejandra, surfista dijo...

Por favor, no dejemos esto en el olvido.. hay que obligatoriamente forzar a estas empresas a realizas su trabajo adecuado. No solo por las personas que viven alli, sino por la naturaleza, el oceano que tanto nos brinda...Nuestras playas mas preciadas como anteriormente eran Boca Chica, Juan Dolio, Guayacanes...todas sufren y por ende todos sufrimos...
les doy MIL gracias a BRUGAL por tan buena conciencia.

Alejandra, surfista dijo...

Por favor, no dejemos esto en el olvido.. hay que obligatoriamente forzar a estas empresas a realizas su trabajo adecuado. No solo por las personas que viven alli, sino por la naturaleza, el oceano que tanto nos brinda...Nuestras playas mas preciadas como anteriormente eran Boca Chica, Juan Dolio, Guayacanes...todas sufren y por ende todos sufrimos...
les doy MIL gracias a BRUGAL por tan buena conciencia.