domingo, 3 de abril de 2011

Cuando hay amor

Es un sentimiento bien puro, como ese no hay ninguno.


La biblia así lo establece en primera a los corintios 13: El amor nos  ennoblece
Se  posee muy buen humor cuando se practica el amor.
Se anulan las diferencias, el amor no ve apariencias.
Se ahuyenta la soledad cuando alguien amor nos da.
En esta deshumanizada sociedad, el amor  ha quedado atrás.
El rencor, se elimina con amor. “Amor, sol de la vida”. José Martí.        
El amor es dulce…………. El odio es amargo.
El amor es veraz………….  El odio es mentiroso.
El amor es humilde……….  El odio es altanero.
El amor es sumiso………… El odio es engreído.
El amor es sublimen………. El odio es Vil.
El amor es salvación………. El odio es perdición.
El amor es tolerante……….. El odio es vengativo.
El amor es expresivo………. El odio es resentido.
El amor aliente…………….. El odio abate.
El amor sonríe………………El odio gruñe.
El amor atrae………………. El odio rechaza.
El amor  enternece………….El odio enardece.
El amor tranquiliza………… El odio alborota.
El amor guarda silencio……..El odio vocifera.
El amor edifica………………El odio destruye.
El amor siembra……………..El odio arranca.
El amor espera……………….El odio desespera.
El amor aclara………………. El odio confunde.
El amor perdona……………...El odio detesta.
El amor soporta……………….El odio se aíra y tira todo por tierra con facilidad.
Espero que esta reseña sirva para diferenciar los sentimientos de amor que a veces son invadidos con el desamor en muchas relaciones de parejas o de amistad. Cultivar el amor, avece resulta difícil pero cuando existe la intención se puede y los resultados  nos dan la recompensas. La paciencia es una muestra de amor y una forma de exhibir madurez.

1 Pedro 4:8 Sobre todo, tened entre vosotros un ferviente amor, porque el amor cubre una multitud de pecados. 1 Corintios 13:1 Si yo hablo en lenguas de hombres y de ángeles, pero no tengo amor, vengo a ser como bronce que resuena o un címbalo que retiñe. 2 Si tengo profecía y entiendo todos los misterios y todo conocimiento; y si tengo toda la fe, de tal manera que traslade los montes, pero no tengo amor, nada soy.
3 Si reparto todos mis bienes, y si entrego mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me sirve.
4 El amor tiene paciencia y es bondadoso. El amor no es celoso. El amor no es ostentoso, ni se hace arrogante. 5 No es indecoroso, ni busca lo suyo propio. No se irrita, ni lleva cuentas del mal. 6 No se goza de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. 7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
Romanos 12:9 El amor sea sin fingimiento, aborreciendo lo malo y adhiriéndoos a lo bueno: 10 amándoos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.
El amor es la actitud que tiene el hombre hacia sí mismo y hacia los demás y expresa la forma en que se relaciona con el mundo. Existen distintas clases de amor:
El amor fraternal: es el que se siente por los hermanos y por todas las personas, y representa la unión y solidaridad con todos los hombres.
El amor al desvalido es el principio del amor fraternal, porque amar a nuestros padres o hijos no constituye ninguna hazaña.
El amor materno: Es la única clase de amor incondicional que existe, la más alta expresión de amor generoso y altruista. Incluye tanto el cuidado y la responsabilidad por el niño y su crecimiento, como la alegría que experimenta la madre de estar viva y de su amor por la vida.
Una madre con verdadero amor hacia su hijo debe alentar esa separación; y esto representa un acto de generosidad, o sea el haber dado todo sin desear nada más que la felicidad de su hijo.
Amor erótico: El deseo de fusión completa que se lo puede confundir con el enamoramiento, pero a diferencia de éste, es una experiencia  de efímera intimidad sexual que por naturaleza es de poca duración, ya que este tipo de intimidad tiende a disminuir con el tiempo. Desear físicamente a alguien no es amor, porque es el amor el que tiene que inspirar el deseo.
El amor a sí mismo: La religión considera egoísmo al amor a si mismo que Freud llama narcisismo. Sin embargo, si es bueno amar al prójimo también debe serlo amarse a sí mismo.
El que puede amar a los demás también se quiere él mismo. 

El egoísta solo se interesa por sí mismo, no en dar sino en tomar.
El amor a Dios: El amor es la necesidad de superar la angustia de la separatividad por medio de la unión; lo mismo es el amor a Dios.
Dios es el símbolo del principio de unidad que subyace al mundo de las cosas, la fuente de todo, pero no podemos saber quién es Él con el pensamiento sino con la experiencia de unidad cuando nos identificamos con Él; de manera que lo más importante es la forma de vivir correcta.
Creer es amor y el amor crea equilibrio, orden, continuidad y paz.
El hombre es un ser que tiene la capacidad de trascender sus limitaciones y el amor es lo que lo hace posible.

No hay comentarios: