sábado, 2 de abril de 2011

DE MI NOMBRE SE DERIVA MI ESENCIA.

DE MI NOMBRE SE DERIVA MI ESENCIA.                                                    
Cesáreo Silvestre, es mi nombre, un derivado lo explico en esta palabra: fue que a mí Mamá le practicaron Cesárea.
En cada expresión revelo lo que hay en mi corazón.
Siempre trato de ser sincero; aunque no alcance lo que quiero.
Admiro de un ser humano su nobleza, les aprecio con entereza.
Reconozco la bondad de Dios; él es bueno y me creó.
Es Dios fuente de ayuda; como su protección no hay ninguna.
Obtengo no siempre lo que pretendo; pero al final lo comprendo.


Siento no ser perfecto; trato de corregir mis defectos.                 
Integro he tratado de ser, si lo lograre sería un placer.
La asimilación de la prominencia del amor me ha ayudado a ser mejor.
Visualizo no olvidar  que  en algo debo mejorar.
En Dios sustituyo el “Yo”.
Siempre sería feliz si viera a los demás reír.
Tener que decir la verdad me ha hecho vivir calamidad.
Recuerdo siempre a mi papá, como un símbolo de integridad.
En sentirme útil a los demás, consigo  la felicidad.

elperiodismoconsentido@gmail.com

No hay comentarios: