domingo, 10 de abril de 2011

DERECHO Y SOCIEDAD: NORMAS QUE FORMAN


Cesáreo Silvestre Peguero.

Cuando no existen normas que establecen  el proceder de actuar en el marco de la ética, no hay  código moral que reglamente nuestra manera de actuar en sentido general.
A los Abogados, los siguientes elementos le pueden servir de fundamento,  pudiéndolo usar como Instrumento conductual al momento de Practicar el  derecho:
El conocimiento se trasforma constantemente; si no sigue sus pasos, serás cada día  un poco menos abogado.
Piense: el derecho se aprende estudiando, pero se ejerce pensando.
Trabaje: la abogacía es una ardua fatiga puesta al servicio de la justicia.
Luche: tu deber es luchar por el derecho; pero el día que se encuentre en conflicto el derecho con la justicia: elija usted la justicia.
Sé leal: para con tu cliente. Al que no debes abandonar; al menos que comprendas que  es indigno de ti.
Leal para con el adversario; aun cuando él sea desleal contigo.
Honesto: para con el juez, que ignora los hechos y debe confiar en lo que tú dices.
En el derecho, alguna que otra vez, debes confiar en quien tú invocas.
Tolerancia: tolera la verdad ajena en la misma medida en que quisieras que sea tolerada la tuya.
Ten fe: confía en el derecho como instrumento para la justicia, como vía normal para la solución de los conflictos.
Olvida: la abogacía  es una batalla; no llene tu alma de rencor, o llegarás un día en el que la vida será imposible para ti. Concluido el combate: olvida tan pronto tú victoria, así como tu derrota.
Ama tu Profesión: trata de considerar la abogacía; de tal manera que el día que tu hijo te pida consejo  sobre su destino, consideres  un honor para ti  proponerle que sea abogado.
No sólo los abogados necesitan actuar conforme a un código de ética que este internalizado en sus conciencias.

También los médicos, los ingenieros, los maestros, los periodistas y otros profesionales afectan grandemente a la sociedad cuando incurren en prácticas reñidas con el bien común y el honesto desempeño de sus ciencias y destrezas.
La vocación de servicios debe de estar presente en cada uno de los que emprenden la ardua tarea de la formación profesional.
Y la necesidad del bienestar personal y la del acenso social, no deben transformarse en una búsqueda de dinero a todas costas.

No hay comentarios: