martes, 19 de abril de 2011

Desarrollo:


Cesáreo Silvestre Peguero.  
                                                                                                                                
Introducción

Esta obra tiene como fin la instrucción en diferentes aspectos, en donde
exhorto a contribuir con la elevación integral de todo ser humano por vía de los artículos que trato en este extracto de temas variados; entre ellos, enfoco el crimen del aborto y la deforestación en República Dominicana.
En este escrito, publico los asesinatos de mártires del periodismo,
el efecto de la publicidad, realidades y evolución de San Pedro de
Macorís, entre otros temas.

Tengo la convicción de que los capítulos tratados servirán de reflexión para la población y ayudarán en su convivencia social, familiar y laboral, contribuyendo a la formación de una mejor conciencia entre todos.


A Dios sea toda gloria, que él provea de discernimiento la mente de cada persona que lea este contenido. Aspiro a que al estudiarlo sea puesto en práctica en el diario vivir.

Intención:

Orientar, formar, educar ayudar. No es sólo denunciar las malas acciones, trato de plantear soluciones. Aquí demuestro cuán instructivo puede ser el periodismo, un noble oficio que enaltece cuando se ejerce con dignidad.


Muchas veces dejamos de aprender de las pequeñas cosas que por creer ser sabios se ignoran.

Buenas Noticias:
Han de ser alentadoras e importantes las informaciones que se tengan como interesantes, pero: ¿Somos hacedores de lo que llamamos bueno?
El lado significativo de las cosas, más que verlo en los demás, en nosotros debe morar.

Un día salieron de paseo la mosca y la abeja. La abeja iba de flor en flor recogiendo polen y extractos, y fue esparciendo fecundidad
en las plantas, y trajo la rica miel para los humanos. –La mosca en cambio, fue de basurero en basurero y recogía millones de microbios en sus patas, y fue y los depositó en los alimentos de la familia, infectando a todos. Tratemos de que nuestro proceder, refleje el proceder de las abejas y no el de las moscas.

Así, cada mañana hay “personas” que buscan en sus centros de trabajos, en el vecindario, en la prensa y la radio; todo lo morboso, horripilante y triste; lo que oprime y lo cuentan a los demás, llenando el ambiente de preocupación e inquietud; en cambio, otros comentan lo positivo, lo que anima y de ello hablan, llenando el entorno de alegría y paz.

Los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia u otra
James Russell Lowell
Hay cosas peores que quemar libros, una de ellas es no leerlos.

Ray Bradbury (1920), escritor estadounidense.

No hay comentarios: