domingo, 3 de abril de 2011

¡EL DAR NO BASTA!


Cesáreo Silvestre Peguero  
                   
El dar es una manera de ayudar aunque, muchas veces, tras la complacencia se pierda de vista la ayuda emocional que se debe brindar más allá de lo material. 
En una ocasión, una misionera se propuso saciar la necesidad de una madre soltera, que padecía mucha carencia alimenticia, ella y sus hijos.
La misionera siempre llevaba a aquel hogar provisiones; pero nunca se detenía a ofrecer el tiempo de aliento y de apoyo  emocional que esa familia requería. Y la mujer beneficiada, en una ocasión, dejó con uno de sus hijos una pequeña nota para que se le entregase a la dama, la cual decía: Gracias por sus ayudas, pero deseo que algún día  pueda partir su tiempo con nosotros.
La misionera estaba proveyendo  aquel hogar de una bendición: ayuda en alimentos; pero le estaba reteniendo otro beneficio, el tiempo. Ojalá muchos puedan  ofrecer de sí, su tiempo, más allá de dinero o alimentos. El calor humano es necesario brindarlo, este se acoge con agrado. No limitemos brindar una sonrisa o abrazo, siempre es momento dispuesto para dar de nuestro tiempo...
En ocasiones de cierta convalecencia, preferimos no visitar al oprimido, y creemos cumplir mandándole comestibles  o dinero, como si esto solucionase su  falta de consuelo y afecto; el dar no basta.

No hay comentarios: