domingo, 3 de abril de 2011

Ella es digna de admirar

Cundo no estás me opaca la oscuridad.
Muchas quisieran ser como que exhibes resplandeciente  luz.
Esclarece mi sendero, por eso es que te venero.
Como tu no hay ninguna, gracias mi luna.
Eres resplandeciente  y hermosa; acomplejas a las rosas.
Me alumbras siempre el camino, tu   resplandecer está conmigo.      
Eres muy singular,  digna eres de admirar.     

Cesáreo Silvestre Peguero

No hay comentarios: