miércoles, 13 de abril de 2011

Enrique Cabrera Vásquez, protagonista de la elocuencia del asombro

Por: Cesáreo Silvestre Peguero. elperiodismoconsentido@gmail.com                                                                                                                                 
SAN PEDRO DE MACORIS.- Algunos entendidos y teóricos sostienen que la elocuencia (esa "facultad de hablar o escribir de modo eficaz para deleitar y conmover, y especialmente para persuadir a oyentes o
lectores". Esa "fuerza de expresión, eficacia para persuadir y conmover que tienen los gestos, ademanes o cualquier otra acción o recurso expresivo"; es algo congénito, que nace en cada ser humano, en sus adentros.
No obstante a ello si no se tiene la facultad de desarrollarla intrínsecamente en el contexto cultural e intelectual, difícilmente la misma aflore; se hace necesario poseer dotes e inteligencia que posibilite que la elocuencia, esa virtud del manejo teórico de la palabra hecha discurso florezca. El talento no solo es innato nace del esfuerzo constante, de la perseverancia en el estudio, la lectura y el acervo cultural que solo se cultiva con el ejercicio constante, por el saber y aprehender; una vez experimentado ese don de la elocuencia, si no se pone al servicio de las mejores causas, pierde su valor cualitativo. En Enrique Cabrera Vásquez (Mellizo) el don de la elocuencia bien empleada es útil, ya sea pronunciando esos enérgicos y poéticos
discursos panegíricos a personas merecedoras de palabras significativas que resalten su paso positivo por la vida, ya sea denunciando el cuadro de injusticia que campea por sus fueros por los poros de nuestra gangrenada sociedad; o en una manifestación de acto público o social, y es que en San Pedro de Macorís nadie mejor que él posee el más alto discurso con amplio sentido metafórico y profundo contenido filosófico. Es un auténtico artista de la palabra. Un poeta del discurso público, un orador de alto vuelo, profundo y capaz.
Sus dilatados años en el ejercicio del periodismo lo han catapultado como un comunicador versado, lo que ha podido demostrar en todo los escenarios locales, regionales, nacionales e internacionales donde ha podido exhibir sus dotes excelentes, con suma elegancia y profundidad teórica adentrándose en variados tópicos críticos, manejando con esmero y soltura, con elegante y depurado dominio histriónico los escenarios donde ha sido un autentico protagonista de la palabra, de la elocuencia, montado en su oratoria esplendida y maravillosa.
Con sentido pedagógico edifica, educa, orienta y enseña en su comunicar, aparejado con su forma de actuar sin dobleces. Posee además una alta calidad humana. Es una persona franca y plena que se ha manejado con mucha entereza en beneficio del bien común, solidario y desprendido. Abierto y sincero. Es un comunicador culto y de plenas convicciones. Enrique, ha expuesto su vida en defensa de las libertades públicas. Nuestro Mellizo Cabrera Vásquez fue un acérrimo oponente al
sistema Balaguerista de los temidos 12 años de Joaquín Balaguer.
Él, al igual que su hermano gemelo Alberto Enrique, se opuso a los desafueros de la llamada “banda colora”, a la represión de las fuerzas incontrolables que sembraron de sangre y cadáver la geografía nacional.
Esto le costó haber sido apresado en varias ocasiones; sus prisiones le sumaron casi siete años de cárcel en diferentes ergástulas del país en aquella época de exterminio y terror que lidereò Joaquín Balaguer.
 A pesar de sufrir en carne propia los embates de aquella represión bestial nunca ha abandonado sus principios.
Mantiene inalterable su postura revolucionaria, se considera insobornable ante el oro corruptor del sistema de dominación que lacera la República Dominicana, siendo la negación histórica ante aquellos débiles y traidores que han vendido su conciencia. Es un hombre integro, corajudo y de valor puesto a prueba. Habla con claridad y sin miedo, ha enfrentado a poderosos y nunca ha negociado sus convicciones. Se expresa con seguridad y con mucha firmeza. Su valentía es admirada por muchos de nosotros. Me parece que, aquí en San Pedro de Macorís, no se ha sabido aprovechar la calidad de esta enciclopedia andante.
Su nivel económico es limitado, pero no así su conocimiento universal.
ENTREVISTA: Se habla de falta, de poca ética y de chantaje y extorsión,
1-¿Cómo ve la labor periodística en San Pedro de Macorís? El ejercicio profesional carece de estimulo por los salarios que se devengan, los dueños de los medios tratan a los periodista, con honrosas excepciones, como simple peones asalariados. No le dan importancia material ni económica al trabajo de los comunicadores y esto es penoso. Pero esto no puede ser argumento para dedicarse al chantaje y a la
extorsión, dedicarse a esto es bochornoso e inmoral. Y esto siempre yo lo voy a repudiar.
Hay que ejercer cualquier oficio o profesión con ética y dignidad. En sentido general el ejercicio aquí es heroico, hay colegas bandidos, pero la mayoría realiza una labor decente y loable.
2- ¿Qué falta para que el periodismo recobre su credibilidad? Un ejercicio apegado a la calidad, a la ética, a los principios profesionales. Y esto en parte depende del público que debe respaldar a aquellos que realmente realizan un trabajo serio y objetivo. Nunca apoyar a quienes se dedican a malogran reputaciones porque tal o cual personaje no le ha dado alguna dadivas o complacido con algún favor.
3.- Usted ha sido dirigente del Colegio Dominicano de Periodista, ¿Cuáles fueron sus logros en esta entidad? Luchan por elevar la credibilidad de la profesión, ser un ejemplo de transparencia y responsabilidad.
Una negación histórica al soborno y al tráfico de informaciones. Asumir una conducta gallarda y digna para que a través de la misma todos los periodistas fueran vistos con respeto. 
4- ¿Por qué no todos prosperan económicamente en el periodismo dominicano? Bueno es que desde la trinchera del ejercicio periodístico se ha montado una industria del chantaje y la intorsión, aquí hay gentes que utilizan sus medios para acosar, hostigar, hablan bien o mal de otro a cambio de dinero, le importa la credibilidad. Son gentes sostenidas por el sistema que lo alimenta para que promuevan sus anti valores y para invertir los hechos. Esto donde más se ve es en el periodismo de opinión, casi todos son asalariados de empresarios y políticos y sus opiniones están condicionadas. Hay un bombardeo de mentiras y calumnias que ha desnaturalizado lo que es la opinión pública.
5-¿Era su sueño ser periodista? Nunca lo pensé. Aspiraba a ser médico, es mas cuando tenía menos de 8 años soñé ser sacerdote. Quizás fue mi inclinación política, mi incursión al mundo de la filosofía lo que me llevó a lo que soy hoy como profesional. Lo de periodista se lo agradezco a Raschid Záiter, fue él que me dio la oportunidad publicándome artículo en una revista que tenía llamada Cauce Libre en la capital, de la cual llegué a ser jefe de redacción. Aunque mi primer artículo lo publiqué en enero de 1975 en el periódico La Noticia, fue un artículo carta dirigida al Presidente Balaguer reclamándole que excarcelara a mi madre, Paula Elvira Vásquez (APD), que había sido detenida cuando allanaron nuestro hogar buscándome a mí y a mi hermano gemelo Alberto. Ese artículo me lo publicó Núñez Grasal
6-¿Muchos entienden usted, bebió ser un adinerado, porque no lo es? Nunca es soñado con ser rico, creo en lo modesto, nadie en esta profesión apegado a valores de ética y transparencia puede enriquecerse, se puede vivir cómodo y con decencia pero nunca acumular millones. Para ello hay que actuar como bandido, gánster, mafioso, extorsionar, chantajear, hacer cosas indebidas y yo nunca me prestaré para eso.
7-¿Los empresarios e instituciones de SPM le han sabido valorar usted? No. Muchos empresarios dicen reconocer mi seriedad, cuando me ven se cargan de elogio sobre mi persona reconociendo mi seriedad profesional, etc., pero colocan su publicidad en todas partes menos en mi periódico EL COLOSO DE MACORIS, son mezquino conmigo, en el fondo veo hipocresía y falsedad en
su discurso de elogio a mi persona. Aquí apoyan a los que ejercen sin moral, a los mercenarios y mercaderes de la profesión; a los serios los menosprecian y tratan con desdén.
8- ¿Se va a dedicar siempre a la comunicación?
Nadie puede predecir su futuro; pero creo que nunca podré desligarme de la comunicación, del periodismo. Aunque mi sueño es tener recursos y dedicarme a escribir y a publicar algunos libros. Tengo cuatro escrito no lo he publicado por falta de apoyo económico.
9- ¿Que no has podido lograr como periodista? Ser dueño de un canal de TV o una emisora de radio y publicar mis libros.

10- ¿Qué te inquieta? El auge de la delincuencia, del narco tráfico, la inseguridad pública, la indolencia de las elites sociales y política, la indiferencia de la juventud por los problemas sociales, la gran corrupción que lo domina todo.
11- ¿Qué te quita la paz? La falta de solidaridad humana en nuestra sociedad. Ese individualismo fomentado como accionar cultural. La falta de vocación por las cosas buenas y positivas.
13-¿En donde encuentra tu felicidad? En la lectura, en los libros, haciendo un buen reportaje, escribiendo un artículo o un poema bien sentido.
13-¿A quién agradece en la vida? A mis padres, porque me procrearon; a mi abuela y madre de crianza
Elisa Vásquez; a mi abuelo y padre de crianza Antonio Cabrera, al pueblo solidario, que en mis años de lucha me protegió y contribuyó a hacer menos difícil mi carga y sacrificio.
Enrique Alberto Cabrera Vásquez (Mellizo), nació el 20 de marzo de 1951
Estudios: Comunicación, periodismo y, además ha realizado otros cursos técnicos: Mecanógrafo, correspondencia, Windows, mecánico, etc.,
Es padre de tres hijos: Elba Carolina Cabrera Moquete, Brenda Erízate Cabrera Reyes y Enrique Antonio Cabrera Reyes, que ha procreo con la dama Dulce Marías Reyes.
Ha estado ligado a trabajos comunitarios en varios grupos comunitarios: ligas deportivas, clubes sociales, sociedades, grupos culturales y literarios, recreativos, etc.
Es miembro de del Sindicato de Periodista, fundador del Colegio Dominicano de Periodistas. Él es Director-Editor del semanario EL COLOSO DE MACORIX, dirigente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).
Enrique Alberto Cabrera Vásquez (Mellizo), este un comunicador diestro en el dominio variado y
profundo de temas tratado por él. Lamentablemente este tipo de hombres llega a ser valorado cuando ya han muerto.
Otro hubiese sido su futuro si hubieran nacido en Santiago o en otra población del país. Allí existe unidad y no hay tanto individualismo y mediocridad como abunda en San Pedro de Macorís; aquí prevalece el egoísmo, la mezquindad, la envidia y la zancadilla.
En el indicado pueblo del este quienes profesionalmente no poseen calidad ni capacidad competitiva se la pasan denigrando, descalificando, despotricando los reales valores, a la gentes seria y de trabajo solo por intereses caprichosos y mezquindad pública.

No hay comentarios: