lunes, 11 de abril de 2011

ESPONTANIEDAD EN DON AGUSTIN ANTONIO SANTANA


Por Cesáreo Silvestre Peguero. 

En un sistema social como el actual, en el que se hacen constantes las falsas poses y simulaciones; son pocos los que se exhiben libres de pretensiones y sin la hipocresía, que no logra anidarse en seres Humanos como Don Agustín Antonio Santana, EL CHINO. En quien se encarna la espontaneidad. Su acervo cultural es de gran nivel, sin embargo emplea un lenguaje llano al tratar a los demás, sin acepción de persona. Él es un personaje celebre de San Pedro de Macorís, que goza de singular aprecio y respeto por parte de todos los que reconocemos su valor.
A su edad, conserva su cabal y atinada memoria. Relata los hechos y acontecimientos que ya muchos tienen en el olvido, mientras él lo conserva intacto en su lúcida memoria. Don Agustín Santana, con propósito de estudiar y trabajar, en sus años de juventud se traslado a SPM desde Romana, su pueblo natal. En sus años mozos tubo a bien cultivar grandes amigos de la categoría de: Don Pedro Justo Carrión, dueño de la licorera que lleva su nombre, y fue amigo personal del fundador de de Universidad Central del Este UCE, -Don José Hazim Azar; también tuvo buena amistad con Jaime Brugal, Huchi Zaleta, Virgilio Travieso Soto y otras influyentes personalidades de su época. En cuanto puedo le visito con gusto, ya que me nutro de sus vivencias. Él estuvo como delegado representando a  República Dominicana en México en1966. En el año 1972 represento al país en los Juegos Olímpicos de Alemania. En 1970 nos represento en Cali Colombia. También estuvo representándonos en Puerto Rico en 1966. Fue representante del país en los Juegos Centro Americanos efectuados en Panamá, en el año 1970. Ha sido dos veces comisionado de deportes en SPM.
Sus labores deportivas en beneficio del país le hicieron merecer la distinción de ser declarado Gloria del Deporte Dominicano. De acuerdo a su consideración, el deporte en el país ha experimentado el más elevado avance en la gestión del Presidente Leonel Fernández. Don Agustín Santana, -asegura que: en materia deportiva, Felipe (Jey) Payano –ha sido el Secretario de Estado de Deportes más fructífero que ha tenido República Dominicana durante su historia. Santana dice agradecer a Dios por su familia y por la aceptación que le dispensan los demás. Destaca que amaba a su fallecida esposa como a nadie (Casados desde el año 1948). Subraya que: ella le ha soportado mucho, y cuando se siente triste, la llama para que se siente a su lado, y eso le conforta haciéndole sentir complacido y tranquilo.
Hoy, a su edad, este Don dirige la Banda de Música de San Pedro de Macorís, que él fundo; al igual que la Academia de Música Patria. Durante muchos años se destacó como director de Radio Oriente. Ha ayudado a muchos en su formación como comunicadores,  y en el desarrollo personal, incluyendo a quien suscribe, durante el tiempo que asumió la función de director de Radio Oriente.      A pesar de sus comprobadas bondades, él admite que ha sido víctima de ingratitudes por parte de muchos. ¿Cómo ha valorado SPM su calidad humana? R –Que calidad yo tengo, yo no soy más que una pila de linterna. Aquí tienen calidad los que venden drogas y… los políticos, que aunque sean analfabetos e indolentes, si tienen dinero. Son valorados por sus cuartos… Me expreso así, porque soy un hombre abierto, aunque a veces uno tiene que ser moderado. -Sostiene.  Papá Santana: ¿Cuál es su consejo para la juventud de hoy? R-Que se cuiden, que se cuiden –repitió. Que tengan la inteligencia de aprovechar las oportunidades para sí que se les presenten; hay que pensar en el futuro y aprovechar los años de juventud. Todo el mundo sabe las oportunidades que tuve de ser rico. No pensé en el futuro. Yo pensaba que la vida era servirle al necesitado. Cuantos traidores e ingratos. La vocación de servicio de Don Agustín Santana la heredó de su Madre, quien le inculco que hiciera el bien si fijarse en quien. -Ese principio, y su naturaleza misma, le ha inclinado por el servicio al prójimo, en tal magnitud que se desprovee de lo suyo para ayudar a otros; sin esperar recompensa alguna más que la satisfacción personal y la bendición de Dios.

No hay comentarios: