martes, 5 de abril de 2011

IMPORTANCIA DE LOS ÀRBOLES


Cesáreo Silvestre Peguero.                                                                                      

Cuando algo importa ha de enmarcarse en el renglón colectivo, como en el informe: “Reforestar la tierra” de Worldwatch Institute. En el mismo, se calculó que nuestro planeta necesita que plantemos un mínimo de 130 millones de hectáreas de bosques sólo para recuperar y mantener la productividad del suelo y los recursos hídricos, satisfacer nuestras necesidades industriales y de leña para el futuro y para eliminar de la atmósfera unas 780 toneladas de carbono al año con el crecimiento de los árboles.  
Esta cantidad representa aproximadamente un 25% de los 2.900 millones de toneladas de carbono que llegan actualmente a la atmósfera terrestre. Ese serio documento, el cual llego a mis manos indica que, sólo con que en Estados Unidos se plantacen 100 millones de árboles se podría reducir la cantidad de carbono en unos 18 millones de toneladas al año y, al mismo tiempo, ahorrar a los consumidores 3.200 millones de euros al año en gastos domésticos. Por cada tonelada de madera nueva que crece, se eliminan aproximadamente 1,5 toneladas de CO2 del ambiente y se producen 1,07 toneladas de oxígeno esencial para la vida.  
En 50 años, un árbol generará 24.000 euros en oxígeno, reciclará agua por valor de 28.000 euros y limpiará aire contaminado por valor de 48.000 euros: ¡Un total de 100.000 euros por árbol sin tener en cuenta otros beneficios adicionales! –Los árboles evitan o reducen la erosión del suelo y la contaminación del agua. –Contribuyen a las corrientes subterráneas y al mantenimiento de los ríos. –Las pantallas naturales hechas de árboles y arbustos, convenientemente colocadas, reducen significativamente la contaminación acústica en los cruces y vías concurridas.      –Los árboles sirven de barrera visual. –Las plantaciones de especies de rápido crecimiento y de rendimiento controlado son una fuente constante de combustible para estufas y chimeneas. –Los bosques bien gestionados son una fuente sostenible de madera. –Según su situación, especie, tamaño y estado, la sombra de los árboles puede reducir los gastos en aire acondicionado de edificios residenciales y comerciales entre un 15 y un 50 por ciento. Los árboles, debido a la sombra que producen y a su respiración, son un medio de “refrigeración”. –Los árboles pueden reducir el gasto necesario en calefacción en hasta un 30% de acuerdo a los estudiosos en esta materia. –La sombra de los árboles refresca las calles y los aparcamientos.
Las ciudades son auténticas “islas de calor” que suelen registrar entre 5 a 9 grados más de temperatura que las zonas circundantes. –Los árboles y los arbustos de una zona residencial o comercial, bien colocados y cuidados, pueden aumentar significativamente el valor de los inmuebles. –reducen el efecto del viento y del calor sobre las cosechas y evitan al mismo tiempo las pérdidas en la capa superior del suelo y reducen las pérdidas de humedad del mismo.-Durante el invierno, los árboles retienen humedad utilizable en épocas posteriores del año, ya que los árboles acumulan nieve, que de otro modo habría caído sobre el terreno de cultivo, las carreteras y otros accidentes topográficos. 
–Los árboles evitan el uso  y gastos de calefacción. - los árboles fomentan el viento, el efecto estético y la creación de un nuevo hábitat para las aves. – Los árboles también producen diversos frutos para nuestra alimentación. – Los bosques tropicales, además de tener un gran valor como hábitat y como fuente de madera, uno de cada cuatro productos farmacéuticos usados en el mundo desarrollado procede de una planta que crece en un bosque tropical. –Los árboles ofrecen numerosas oportunidades para que la gente dedique su tiempo de ocio a crear hábitat para la fauna.
Los árboles que crecen junto a ríos, arroyos y lagos rebajan la temperatura del agua con su sombra, evitan o reducen la erosión de las orillas y la formación de cenagales y mejoran el hábitat de los peces.
Tienen un valor extraordinario como materia prima para fármacos.
En otoño, llenan el paisaje de bonitos colores.
–Los árboles contribuyen a reducir el estrés en el lugar de trabajo y aceleran la recuperación de los pacientes hospitalizados.
–Los árboles nos ayudan a relacionarnos con nuestro legado natural y con nuestros valores espirituales y culturales más profundos.
–La caída de los árboles aceleraría el fin del mundo. Se puede plantar y cuidar árboles simplemente porque… ¡es bello verlos crecer! Los tales nos benefician a nosotros y a otros. Los árboles que sirven de refugio para la fauna hacen que algunos animales sufran pérdidas de peso muchos menores durante los meses fríos del invierno y les proporcionan sombra para protegerse del calor del verano.
Los árboles dan belleza y armonía a cualquier comunidad. Hacen la vida más agradable, tranquila, relajada y suponen un rico legado para futuras generaciones.

No hay comentarios: