martes, 5 de abril de 2011

La industria azucarera del siglo XV1



Como es de lugar, existe una enorme diferencial entre la característica y  funcionamiento de las industrias azucarera del presente, en comparación a los siglos pasados. La añeja implementación agrícola de la producción de caña de azúcar hoy se produce con alta tecnología. Industria  que en el pasado, no del todo generó desarrollo económico, a pesar del crecimiento que conllevaba era frágil y circunstancial. Su función era, como la de toda la economía colonial, llenar los requerimientos del incipiente mercado capitalista europeo. Según los datos, la base para el establecimiento de la industria azucarera la crean los padres Jerónimo cuando ordenan que a cada vecino que vaya a instalar un ingenio se le presten 500 pesos oro; además de que solicitaron formalmente la libertad de entradas de esclavos negros a la isla, petición que tendrá resultado definitivo a partir de la primera licencia importante, concedida al gobernador de Breza, quien la traspasó a comerciantes genoveses. 
De acuerdo a la historia, en 1515 la corona española acordó facilidades a la producción azucarera en la isla, específicamente a esto contribuyó cierto espíritu burgués del Emperador Carlos I, quien dictó leyes protectoras de la producción azucarera y de los señores esclavistas. 
La más importante fue la cédula de 1529, por medio de la cual se determinaba que los ingenios eran bienes no embargables por deudas o hipotecas, tanto sus instalaciones como los negros que laboraban en ellos. La política oficial de protección de la industria del azúcar fue muy importante desde su propia fundación cuando los ingenios en proyecto recibieron préstamos en muy buenas condiciones por parte de los diversos gobernadores de la época y grandes extensiones de tierra en forma gratuita, así como la exoneración de impuestos por las maquinarias traída de España y otros países.
LA PRODUCCIÒN AZUCARERA  En medio de extensas áreas de la mejor caña de azúcar, gracias al tren, llega a los puertos para su exportación, la caña de azúcar. En tiempos anteriores, existían dos tipos de ingenios: los movidos por la energía hidráulica, -por molinos de agua, y a los que se le llagaban trapiches, que eran  ingenios movidos por tracción animal. Se cuenta que, la inversión normal de un ingenio de  época pasada, era de unos diez a 15 mil pesos sus costos. Dentro de la inversión, uno de los renglones más importante era el de la mano de obra esclava, la que normalmente ocupaba una cantidad de negros oscilante entre 80 y 150. 
El sistema de cultivo de ese entonces y que aún persiste, es hecho  en el país por negros casi esclavos. 
En las labores de acondicionamientos de las  líneas férreas de  los ingenio y en el corte de las cañas de azúcar;   los  trabajadores ejercen grandes esfuerzos de trabajo en el molino y en alguno de los talleres artesanales en donde se pone de manifiesto la laboriosidad de los que se dedican a esta labor de subsistencia. Aunque en la actualidad campean tiempos de modernidad se continúan realizando trabajos físicos de gran dureza como los que se ejercen aun en algunas arias laborales de ingenios y otras industrias. 
El trabajador es digno de su salario y merecen la consideración de todos. Sin opresión y con libertad de disfrutar de sus derechos en el marco de sus deberes… Por más avances que experimenten las industrias, siempre será necesaria la intervención humana en sus operaciones.   
En la época de pleno auge de la industria del azúcar, la importancia de los pueblos estuvo condicionada en relación a la incidencia de ingenios. -Estos  se convirtieron en las unidades más importantes, no solamente desde el punto de vista productivo, sino también demográfico. Estos eran no sólo centros de Producción, sino también centros de  comunicaciones y de aglomeración demográfica, por razones económicas y sociológicas. 
En lo económico porque eran los centros de mayor riqueza en la Romana.

No hay comentarios: