domingo, 3 de abril de 2011

PERSISTENCIA…


Cesáreo Silvestre Peguero.
                                                                                                  

El éxito es algo que todos quieren tener pero no pagar por él. Si no tuviésemos que sacrificarnos, para alcanzar o lograr algo, de poco valor sería su obtención.
Los logros no son donaciones, son conquistas que se consiguen como consecuencias de constantes y fidedignas persistencias.
Abraham Lincoln, décimo octavo presidente de Estados Unidos,
 Agotó un proceso de intentos en procura de alcanzar su conquista deseada. Lincoln,  a  los 31 años fracasó en los   negocios.    a los
32 años perdió las elecciones para un puesto público.
34 años fracasó de nuevo en los negocios.
35 años se murió su prometida. 36 años sufrió un colapso nervioso.
43-46-48 años perdió como candidato al congreso.
55 años perdió como candidato a senador.
56 años fracasó en su afán de ser vice-presidente.
58 años perdió otra vez como candidato a senador.

A 60 años fue electo PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS.
Este triunfo final lo alcanzó después de mucho intentar. Así es que se llega a triunfar, después de mucho luchar.
Nació  el 12 de febrero de 1809 en el condado de  Hardin, cerca de Hodgenville, Kentucky, Estados Unidos. Ante la posibilidad de que los negros adquirieran el derecho a voto, Jhon Wilkes Booth, un actor famoso, disparó a Lincoln en el Ford´s Theatre de la ciudad de Washington el 14 de abril  de 1865. El presidente murió al día siguiente. Lincoln figura entre los más grandes estadistas de Estados Unidos.
Su personalidad humanitaria, sus brillantes discursos y su habilidad política garantizaron la salvación de la unión. He citado el perfil de Don Abraham Lincoln por considerarlo un ejemplo a seguir. Muchos desisten de persistir en alcanzar algo, cuando se le torna dificultoso su objetivo y, en muchas de las ocasiones, se dejan verse de las adversidades, y a punto de lograr lo que quieren se dan por vencido (a). La persistencia es la base de la obtención del éxito, en cualquiera de los aspectos de la vida. Claro, hay que determinar si es útil y provechoso lo que pretendamos obtener, para bien nuestro y de los demás; porque hay esfuerzos innecesarios en conseguir metas inalcanzables.

No hay comentarios: