domingo, 3 de abril de 2011

SER CURSI: UN REQUISITO DE LA FALSA SOICEDAD.

Por Cesáreo Silvestre Peguero.

El ser humano es un ente gregario (nacemos para convivir en sociedad); sin embargo, muchos suelen hacerlo de manera cursi (inflada, simuladamente).
Quien es cursi, es ficticio, es vano, y quienes así se muestran pretenden que son sociales, sin serlo en realidad.
Esa actitud se hace presente en muchos. Esto se evidencia casi en todos los ambientes sociales. Se camufla jean de tal forma que hasta confunden; pero no logran ser auténticos porque no son lo que exhiben.
Esa torcida actitud prevalece en gran parte de la sociedad de hoy, sin que se excluya de ello hasta algunos "cristianos".
Esta doble moral se hace difícil erradicar, dado a que, los que asumen esa forma de ser le sacan su provecho y, quienes no lo hacen, por su flaqueza de personalidad se inclinan a aclimatarse a ese tipo de simulación ridícula y de mal gusto para los que discernimos este tipo de comportamiento absurdo.
El hecho de ser y actuar tal cual somos es repugnante para algunos que prefieren que seamos como ellos.
El negarnos a sucumbir nuestro criterio ético y moral, se hace difícil, ya que cuando se he muy pleno y sincero se tiende a chocar con las actitudes impropias de los simuladores.
Sé que el agua que no he de beber, hay que dejarla correr, pero a veces es necesario que uno asuma su posición en momentos en que nos corresponde definirla.
Ojala que en este nuevo año nazca la voluntad auténtica en nuestros corazones y actuemos sin hipocresía; aunque, de ser así pueda decepcionar a los débiles, pero que no dañe y confunda como sucede en estos tiempos.
Por ejemplo: Al momento del cañonazo del nuevo año, salen muchos abrazar a personas que, en los 365 nunca fueron saludados y en ese momento se aparenta tener intenciones de buenos deseos y, ¿Por qué durante todo el año trascurrido nunca se ha visitado ni tensionado, y mucho menos no se ha interesado en ese ser humano?. Seamos coherentes y no confundamos la pasión con el amor. Ni el fanatismo con el cristianismo.

No hay comentarios: