domingo, 3 de abril de 2011

SINTOMAS DE MEDIOCRIDAD

Cesáreo Silvestre Peguero.
                                                                                                                                                  
Son los síntomas rasgos que describen ciertos comportamientos en una persona o animal y, la mediocridad es un derivado de mediano, -(no de estatura física sino del nivel reducido en  la forma de pensar y actuar). Las personas mediocres miden a los demás en base a la pobreza mental  de ellos mismos; tienden a ser ridículos y se empeñan en hacer sentir como tales a los que no lo son.  Exhiben aires de grandeza y tratan de que los demás se sientan pequeños.
Los mediocres interponen lo económico por encima del valor humano. Ellos se sienten inseguros de su propia percepción y se consuelan cuando los demás le adulan. Aunque hayan estudiado en la Universidad de Harvard, siguen siendo enanos  en su proceder.
Los mediocres no engendran  positivismo; en cambio, hacen parir negatividad e ignoran el logro de los demás.
Como dice José Ingeniero tienden a mirar siempre al pasado como si estuviesen ojos en la nuca. Estos pueden despreciar todo; menos la falsedad y la bajeza... no son humilde en tolerancia, ni fuertes en las adversidades.
Los mediocres, son rencorosos y renegados a perdonar. Repiten la crítica de los demás, sin considerar primero cual es el propósito de quien habla.
Los mediocres no admiten sus errores, y tienden a culpar a otros cuando fracasan. A los mediocres le entretiene la crítica; pero se aíran al ser cuestionado por otros. Acostumbran hacer  alarde de sus infundados estudios; carecen de creatividad y cuando ven a otros exhibirla, la ignoran. Tienden a no estar rodeados de quienes le hacen sombra; porque creen  ser desplazados.
Lucen ser graciosos  banalmente, con tal de llamar la atención en fiestas o reuniones.
Después de leer este tema, aquellos que observen las erróneas actitudes ya descriptas, les sugiero no atribuírsela a otros con la intención de degradarle, sino con ánimo de ayudarle a deshacerse de esas torcidas prácticas.

No hay comentarios: