sábado, 9 de abril de 2011

SITUACIÒN DE LAS CARCELES DOMINICANAS

De izquierda a derecha, véase a un encarcelado que se muestra azorado al mirar de medio lado exhibiendo la barriga, tal vez llena de parásitos. Le sigue un “probo,” que sostiene con sus manos los barrotes de la cárcel. Se ve de perfil a Pestan, ´´El Sucio´´, quien exhibe en sus labios un dañino cigarrillo que extrae de la cajetilla que sostiene en su mano derecha; a su vez se observa a dos homosexuales: Niño y Soila;  al mismo tiempo se observa a un presidiario, quien lleno de furia y puñal en mano  sostiene por el cuello a otro, éste luce atemorizado ante la intimidación de un agresivo compañero que lo sostiene por el cuello.

El panorama que presenta la indicada figuración descriptiva, es un genuino retrato del ambiente carcelario                                dominicano.

Las prisiones fueron creadas para que sirvan de lección al infractor, y que durante el tiempo de reclusión se regeneren.  Los centros de reclusión deben fungir como lecciones, no para fomentar las infracciones. 
Los apresados deben ser regenerados  y  no depravados, como terminan saliendo de las prisiones los reclusos dominicanos.
En vez de reformarse se degeneran más tras sus encarcelamientos.
Las cárceles del país quebrantan el pudor y desprenden al individuo de su estima moral. Se hace necesario que el Estado Dominicano implemente una verdadera reforma carcelaria, en donde las prisiones sean convertidas en verdaderos reformatorios, donde los reclusos puedan aprender un útil oficio que le ayude en su reinserción productiva. El problema Penitenciario es uno de los más caducados en el país. Los esfuerzos por un nuevo Modelo Penitenciarios han chocado con la realidad de que la inversión del estado es microscópica. No se pueden descongestionar las cárceles sin invertir en mayores y mejores instalaciones físicas.
Si los nuevos centros, que funcionan bajo el Nuevo Régimen Penitenciario, caen en la sobre población, pasará con ellos igual que con los “Centros Penitenciarios Modelos” anteriores, que solo fueron modelos hasta que llego su arrabalización con una población carcelaria que excedió en mucho su capacidad. Pero no basta aumentar la capacidad de la infraestructura física del sistema de prisiones; hace falta invertir más en el reo, en sus necesidades básicas de alimentación, salud, recreación, educación, formación laboral e higiene. También se requiere de un personal capacitado y bien pagado para atender los Centro Penitenciarios. Así que, las soluciones para esta penosa realidad son conocidas y su implementación debe hacerse dentro de un plan bien coordinado, con gran apoyo social y una fuerte inversión presupuestaria.
¿Cuándo esto será realidad? Cuando la  presión pública haga de las prisiones una prioridad de los que dirigen el Estado. ¡Nos falta mucho ¡          Por Cesáreo Silvestre Peguero.

Conozcamos nuestros derechos y cumplamos con nuestros deberes.
Por Cesáreo Silvestre Peguero.
Cuando los apresados desconocen sus derechos, se exponen  aceptar como validas las violaciones de estos. Y cuando no están conscientes de sus deberes, actúan de espalda a los mismos. Tan importante es que el apresado conozca sus derechos así como también cumpla con sus deberes. Es por esta razón que ofrezco Algunos Derechos de las Personas ante una detención, estos son:
Derecho a ser considerado inocente mientras no se declare su culpabilidad en una sentencia firme.  Derecho a no ser perseguido más de una vez por el mismo hecho.
Derecho a ser asistido por un defensor de su confianza elegido por el imputado.   Si no tiene recursos económicos,  puede solicitar se le designe uno de la oficina de la Defensa Pública en forma gratuita.   En caso de tener recursos económicos también puede solicitar defensor público pero se le podrá exigir el pago de los honorarios que correspondan.   Este derecho de ser asistido se aplica para todo el proceso y en caso de no cumplirse el imputado puede exigir la presencia del defensor para consultarle.
Derecho a la confidencialidad de las comunicaciones con su abogado o abogadas. Derecho de abstenerse de hacer declaraciones sin que su silencio le perjudique.  También tiene derecho a declarar cuando lo estime indispensable.   Si acepta declarar tiene derecho que su defensor esté presente para que lo asesore.  Considere que lo dicho va a ser tomado en consideración en su favor y aun en su contra. La policía no puede recibirle declaración al imputado sobre el hecho por el que se le persigue.
Derecho a no ser sometido a técnicas ni métodos que induzcan o alteren su libre voluntad o atenten contra su dignidad.   A que no se use la fuerza, la amenaza, el engaño,  la tortura,  el agotamiento, drogas y ni otros medios para que confiese o tome una decisión.
Derecho a obtener toda la información necesaria sobre los hechos en su contra y las pruebas en que se basen. Si no comprende el idioma español,  puede nombrar o exigir que le nombren un intérprete o traductor. Derecho a proponer el nombramiento de un consultor técnico en una ciencia, arte o técnica para que lo asista,  si se requieren conocimientos especiales para su defensa. 
Derecho de asistir y participar en todos los actos del proceso y ser acompañado por su defensor, así como a formular peticiones y observaciones que considere oportunas. Derecho a ofrecer pruebas y a solicitar la práctica de medios de prueba. Derecho a ser juzgado por un juez imparcial debidamente nombrado para el cargo.   No pueden nombrarse jueces especialmente para el caso. Derecho a una decisión judicial definitiva en un plazo razonable.
Derecho a que las resoluciones judiciales expresen una fundamentación clara y precisa de la decisión.   Derecho a solicitar aclaraciones de la resolución sobre los aspectos oscuros, ambiguos y contradictorios o adiciones en caso de que algún punto quedara sin resolver. Derecho a presentar recursos contra las resoluciones judiciales por los medios y en los casos expresamente establecidos.
EL IMPUTADO(A)  PRESO(A) TIENE TAMBIÉN OTROS DERECHOS:
Derecho a conocer la causa o el motivo de su privación de libertad y el funcionario  que la ordenó,  y a que se le exhiba la orden emitida en su contra. Derecho a tener una comunicación inmediata y efectiva con la persona, asociación, agrupación o entidad a la que desee comunicar su captura. Derecho a que su custodio le transmita al tribunal peticiones y observaciones en forma pronta. Derecho a que su custodio le facilite la comunicación con su defensor. Derecho a entrevistarse privadamente con su defensor desde el inicio de su captura,  aún ante la policía. Derecho a ser presentado ante la autoridad judicial para ser informado y enterarse de los hechos que se le imputan.
Derecho a que no se utilicen en su contra medios que impidan su libre movimiento en el lugar y durante la realización de un acto procesal.   Existen limitaciones de seguridad y necesidad. Derecho a ser indemnizado si se le impuso indebidamente una prisión preventiva o una medida cautelar en forma arbitraria, o con culpa grave de la autoridad,  o  si luego es absuelto o sobreseído con plena demostración de inocencia
Obligaciones del Imputado.
             Entre las obligaciones que se adquieren con la condición de imputado están las siguientes: Deber de suministrar los datos que permitan su identificación personal y mostrar  su documento de identidad. Deber de indicar un domicilio cierto y señalar el lugar y forma para recibir notificaciones.   Debe mantener actualizada esta información. Deber de comparecer a las diligencias a las que se le llame,  de no comparecer se le podrá declarar rebelde y ordenar su captura. Deber de permanecer localizable, si se ausenta de su domicilio sin aviso y no se localiza se le podrá declarar rebelde y ordenar su captura.
Sé que para muchos, con razones consideren atópicas las aplicaciones de estas reglamentaciones en las cárceles y cuarteles dominicanos pero, es un deber citarla, aun consciente de que estas reglas son incumplidas en la República dominicana.  A pesar de esto, es mi deber darla a conocer a muchos que cuando son privados de su libertad le son negadas.  En parte, se violentan estas normativas de derechos humanos porque no existe el debido respeto por parte de los policías, custodias o guardias. Estos no poseen el debido nivel ni de preparación, ni de niveles humanos. Abrigo la esperanza que algún día se le respete el derecho al detenido. Sin importar el tiempo de infracción que haya cometido. En ocasiones, recibo testimonios de personas que, a pesar de que hoy existen representantes del ministerio publico en los cuarteles, sin embargo los derechos humanos del ciudadano sigue siendo ignorado; se cometiendo actos vejatorio contra las personas detenidas. En la república dominicana solo se toman en cuenta los derechos de los apresados de alta esfera. Esos sí que le conceden su excarcelación con solo presentar una que otros pretextos de quejas de salud. En tanto los hijos de machepa siguen encarcelado con enfermedades terminales.
A eso se suma la torturas a lo que son sometidos por parte de algunos de los agentes policiales que, cuando quieren alegar un vivo expiatorio hacen decir a los apresados que son culpables de cualquier hecho que se le impute. Con el solo propósito de decir que se está persiguiendo la delincuencia. A si de sencillo. ¿Cuando estos atropellos terminaran? Cuando la sociedad organizada reclame el debido derecho de todos sin acepción de persona. Cuando los directivos de los derechos humanos dejen de ser instrumento de los que lo usan a cambio de centavos o de otros intercambio peculiares....
La dignidad del ser humano debía ser innegociable pero, una cosa es lo que se debe y la otra lo que se aplica.

No hay comentarios: