martes, 5 de abril de 2011

CUANDO LUCHAR TIENE SENTIDO.




Por Cesáreo Silvestre Peguero. 
 

La lucha es el ejercicio constante que tiene como fin alcanzar el logro
en cualquiera de los variados propósitos que cada cual se traza
en la vida. Esas realizaciones son importantes y útiles cuando el fin es de bien para todos. –Como el que tenía la luchadora campesina
Mamá Tingò, que ¡tanto luchó! favor de sus compañeros de jornadas, con quienes libró grandes batallas en procura de que los desposeídos tuviesen derecho a cultivar las tierras.
Reitero, su lucha no fue particular, sino fusionada con las de los demás, en provecho de cuantos le rodeaban.
Con excepción de los oportunistas, terratenientes y opresores en contra de los derechos comunes.
En su piel parecería reposar el negro oscurecer de su parecida
noche: Cuando descansan los trabajadores.
A esa ejemplar mujer le caracterizaba el interés por sus con
ciudadanos. La justicia social era su semejante. Se dejaba invadir del amor al prójimo, esa actitud le concedió la admiración y el respeto de todos los perseverantes.
A pesar de que Florinda Soriano Muñoz (Mamá Tingó) era una dama “iletrada,” tenía condiciones y carácter suficiente para representar la lucha contra los desalojos injustos.
Su limitación educativa se debió al tiempo que le ocupó el cultivo
y siembra de los productos cosechados en el campo.
A la edad de 5 años murió su madre siendo criada ella y sus hermanos
por su abuela Niní Soriano. Aún con edad de niña acompañaba a su abuela, junto a sus hermanos, por las calles de la capital, vendía unas bolsitas llenas de carbón, que ella misma ayudaba a preparar llenándolas y colocándolas en las árganas de los animales. “Cadbón,
cadbón”, voceaba con su voz infantil por “La Capotillo”, ahora
avenida Mella, antes “El Camino de los Burros,” por los barrios de Ciudad Nueva, San Carlos, San Miguel, San Lázaro, “cadbón, cadbón”.
Años más tarde se casó con Felipe Muñoz, con quien decidió tener sus hijos y sostenerlos del trabajo sagrado de sembrar la tierra.
Su esposo Felipe, murió asesinado en un pleito de galleras, dejando en orfandad a sus hijos, el mayor, Domingo Tingó, tenía seis años.
La ausencia de su esposo le hizo esforzarse aún más, teniendo que enfrascarse a trabajar con más insistencia para obtener el sustento de su familia por sí sola. Cosechaba variados productos que vendía,
entre ellos cajuiles, aguacates y bijas. Esa dama trabajadora y de
temple iba a los campos a labrar y cultivar la tierra con su habitual
machete usado como herramienta. Tras el paso de los años y al
quedar viuda, se unió con el agricultor Jesús María de Paula.
Un militar conocido como Pupo Román se había adueñado de forma impropia de las tierras que eran cultivadas por honradas mujeres y
hombres; quienes fueron desalojados arbitraria e imprudentemente, y a quienes les fueron derribadas sus casas construidas con mucho
esfuerzos y escasos recursos.
No fueron alambradas de inmediato las propiedades, pero por él fueron “vendidas” a Virgilio Pérez, quien a esas tierras llevaba sus vacas que comían y atrofiaban los sembradíos de los agricultores
que con entrega las cultivaron, y que luego araron tractores
sembrándolas de piñas.
Quintales de bija, café, cajuiles y otros productos del campo fueron destruidos; pero aún los campesinos permanecían habitando allí, ejerciendo las labores que hacen producir los campos para provecho de todas las grandes ciudades del mundo.
Años más tarde surgió un “nuevo dueño” llamado Pablo Díaz, quien alambró esas tierras, terminó devorando con tractores esos conucos cultivados por largos años.
Pagó a un contingente de policías de los que aterrorizaban al país.
Entre esos oficiales se cita a un tal “Tipo-Tanque y otros”, que apresaban y maltrataban a los agricultores manteniéndolos en una constante zozobra, viéndose obligados a laborar casi a escondidas; permanentemente aquellos hombres y mujeres tenían que rehacer
sus conucos una y otras veces. El indicado acontecer fue protagonizado por la legendaria luchadora y dirigente excepcional Mamá Tingó, quien fue apresada. Sus
verdugos policiales engañaban a los campesinos hablándoles de reformas agrarias, en alianza y complicidad con sectores de laizquierda dominicana; se les ocurrió echarle a ella gratey y
pica-pica produciéndole alergias y picazones, pero se mantenía trabajando con su mocha.
La comunidad la escuchaba y respetaba. Ella entonaba el cántico:
“No me dejen sola, suban la vó/ Que la tierra e mucha y dá pa tó” En esas luchas tenaces Tingó y sus compañeros de luchas fueron golpeados, resultando con roturas de costillas, y numerosos moretones que fueron ocasionados en sus apresamientos y persecuciones.
Deshicieron algunas de sus reuniones en el lugar llamado “la tranquilidad”, que quedaba en la cercanía. 
Dicen que el terrateniente le ofreció “dinero y un apartamento” para que dejara la lucha; pero que ella le contestó que no, que ella prefería que la mataran, porque si no seguían la lucha no iban a conseguir que sus hijos, cuando ella faltara, y la comunidad pudieran trabajar la tierra. Siguió la “Lucha Grande”,
como fue llamada, hasta en los tribunales. Fue asesinada un primero de noviembre después
de regresar del sitio de Monte Plata, en el año 1974 en Gualey, Hato
Viejo, Yamasá, en República Dominicana.
Un individuo llamado Durín, disparó dos escopetazos contra Mama Tingó, quien así murió de
mano de un hombre cobarde que se resistió a tolerar las luchas de esa valiente mujer, que sirvió de ejemplo a seguir y no se dejo mancillar su honor.
En distintos países del mundo siguen siendo ocupadas las tierras
por poderosos…; pero se toman más en cuenta los derechos del
ciudadano gracias a los que han dejado su ejemplo como estandarte.
Mama Tingó era integrante de Liga Agraria Cristiana que componían 350 familias empobrecidas, que luchaban desde décadas. Hoy más que nunca se requiere la unidad para alcanzar las mutuas conquistas que nos corresponde disfrutar a todos
sin exclusión de género color ni estirpe social.
Las luchas reivindicativas protagonizadas por sindicalistas como Mauricio Báez y Mamá Tingó, deben ser causa de motivación por
parte de los dirigentes sindicales de hoy, que se han apartado
de los principios y las luchas, eso así, por el afán de beneficios
particulares que ejercen la mayoría de los partidos Políticos,
algunas iglesias, sindicatos y gremios; en los que sus integrantes
prefieren confabularse con los potentados.
En un país donde el Estado posee los derechos de propiedad sobre
extensas y diversas porciones de tierras distribuidas por toda la
geografía nacional, se ha permitido, desde la muerte de Trujillo en
el 1961, que gran parte de ese patrimonio pase a ser usados por
personeros ligados a los partidos políticos, los organismos armados
y las familias de terratenientes tradicionales.
Las personas que han habitado en muchas comunidades han sido
despojadas de sus derechos (muchas veces no asentados debidamente
en la jurisdicción de tierras), basados en la ocupación y permanencia
durante generaciones.
La Reforma Agraria fue limitada, y no incluyó los amplios predios del Estado con vocación agrícola, los ocupados por la otrora pujante Industria Azucarera y los usurpados por terratenientes en disputas con los pobladores rurales.
No se ha tenido voluntad política para hacer una verdadera transformación
agropecuaria que no solo dé acceso a las tierras a los
verdaderos agricultores, sino que ponga en sus manos los recursos
tecnológicos, financieros y de mercados que hacen eficientes a la
agricultura moderna. Esta es, lamentablemente, otra tarea

pendiente de quienes nos han gobernado.

AL NACER…


Por Cesáreo Silvestre Peguero

La mayoría de los niños lloran al nacer como si presagiaran la penuria que les tocará vivir. Algunos nacen en casuchas o barrancones, otros en ricas mansiones.
Un  grupito tiene al nacer todos los lujos ante ellos, otros carecen de lo básico para subsistir.
Esto es parte del contraste paradójico de la vida.
Aunque haya diferencias de clases sociales, ante la presencia de Dios todos tenemos igual aceptación e importancia.

EL ABORTO COMO EXCUSA

Por Cesáreo Silvestre Peguero.

Es la excusa una razón inválida para justificar irresponsables acciones, tal como en la que  incurren muchas mujeres que se quieren librar de asumir el compromiso correspondiente luego de salir embarazadas. Incurren en la interrupción voluntaria del embarazo, que es bloquear o impedir el nacimiento de un niño o niña.
El aborto es la práctica del señalado acto que lo ejecutan quienes carecen de escrúpulos humanos y de sana conciencia. Una criatura comienza a formarse cuando el óvulo fecundado penetra en el útero materno. Durante los primeros tres meses le llaman embrión, y  luego pasa a ser un feto.
Los que por conveniencia propagan esa mala práctica, de forma engañosa han sustituido la expresión crimen de aborto, y en su lugar hablan de interrupción del embarazo”.  En casos de una violación o de incesto, de malformaciones congénitas graves del feto o de una fecundación humana no deseada. Se practican abortos, voluntarios e involuntarios. A veces, ingerido algunas sustancias venenosas para eliminar a la criatura que llevan dentro. Cuando llegan al hospital ya tiene un aborto provocado en curso. Entiendo lógico que algunos embarazos sean interrumpidos por problemas naturales, que se presentan en el proceso de gestación. Otras veces, las embarazadas tienen algún accidente involuntario, esto se pasa por alto.
El aborto voluntario es cuando la madre, premeditadamente, opta por eliminar al niño, ingiriendo remedios caseros o practicándose cierta interrupción medica. En relaciones de infidelidad se prefiere no alumbrar al niño. Otras veces se destruye la criatura, porque se conciben fuera del matrimonio o en unión informal, o como producto de una violación, ¿tiene culpa alguna el niño que se forma en el vientre por una causa indeseada? ¿Le asiste responsabilidad a un infante por el hecho de que un degenerado pariente de su madre haya embarazado a esta?
¿Tiene una criatura la culpa de deformación al nacer? ¿Se merece pagar con su vida el niño o niña que se haya concebido mediante un acto de infidelidad? ¿Debe pagar con su muerte la criatura que se concibió en el vientre de una joven que prefiere evadir su responsabilidad, con tal de vivir de apariencia? ¿Es la pobreza justificación para matar a un niño que se ha empezado a formar? Aquellas damas que están en camino de interrumpir su embarazo por las causas señaladas, deben hacer  un alto y concienciarse al saber que practicarse un aborto es como cometer un crimen cualquiera. Entre los más de 200.000 mil abortos que se practican cada año, en 20 países de América Latina y el Caribe, de estos en 15 países tienen al menos una causa de despenalización del aborto, relacionada con las interrogantes antes citadas.
De acuerdo a datos suministrados a este redactor por  la Secretaría de Salud Pública y el Banco Mundial, en República Dominicana más de 500  mujeres se exponen a morir por causa de las malas condiciones en que interrumpen sus embarazos.
Los informes, dan cuenta de que: cada año se producen más de 200.000 abortos y que el mayor porcentaje es producido voluntariamente. El documento sostiene que las complicaciones por la práctica del aborto constituyen la tercera causa de muerte materna en el país.
La nación dominicana posee uno de los índices de muerte materna más elevados de América Latina y el Caribe,  de acuerdo a las investigaciones hechas por quien suscribe. Más de 200 mujeres mueren tras el alumbramiento. Ese indicador esta por enzima del promedio en el área de 190 muertes de mujeres por cada cien mil niños nacidos.
En países como Canadá y Estados Unidos la tasa de mortalidad es de uno a dos por ciento por cada cien mil nacidos. Cuba, Chile y Costa Rica figuran entre los países de la región que presentan un menor índice en este sentido.
República Dominicana se ubica en el grupo de países con más alto nivel de mortalidad materna, unida a Colombia Venezuela y Haití. Este último, con la mayor mortalidad de madres en América, seguido de Bolivia y Honduras.
Se estima que en el país, el siete por ciento de las adolescentes de 15 años está o ha estado embarazada alguna vez en la mayoría de los casos; sin haber contraído matrimonio.  República Dominicana, la mayoría de los abortos en adolescentes que ingresan en los Hospitales y clínicas (entre el 50 y 80 por ciento) corresponde a abortos provocados.
El 64 por ciento de las Menores embarazadas corresponde a mujeres sin nivel de instrucción y sólo el 11 por ciento de las jóvenes embarazadas corresponde a mujeres que han llegado a completar nivel de educación media. 


Una investigación del Centro de Estudios Sociales y Demográficos estimó que en el país se registran cada año 82 mil abortos, casi la décima parte ocurren en menores.
La población adolescente representa un alto nivel en la población mundial, de cuyo total cerca del 85% vive en países en vías de desarrollo.
La experiencia de las adolescentes en cuanto al aborto merece especial atención, ya que por su condición económica y social han encontrado obstáculos que les han impedido el goce de sus derechos reproductivos.          El aborto limita la  reproducción humana en las adolescentes,  atrofia su desarrollo sexual y pone en peligro sus vidas cuando recurren al aborto clandestino. Cada año, a nivel mundial, hay por lo menos 4.5 millones de mujeres jóvenes que recurren al aborto inducido, muchas veces realizado en condiciones de riesgo.  
En Latinoamérica y el Caribe, las estimaciones varían entre aproximadamente trece abortos anuales por cada mil mujeres de 15 a 19 años en México, y alrededor de 36 por cada mil adolescentes en República dominicana. Debido a la censura que existe en muchas sociedades con respecto al tema de la sexualidad, los y las adolescentes carecen de información y acceso a servicios adecuados de planificación familiar en condiciones de confidencialidad e independencia.
Las jóvenes adolescentes tienen más probabilidades que las mujeres mayores de tener un parto prematuro, un aborto espontáneo o de que la criatura nazca muerta. También es cuatro veces mayor la probabilidad de que mueran por complicaciones del embarazo.
Los compromisos acordados en la Conferencia Internacional Sobre Población y Desarrollo (CIPD) y la Cuarta Conferencia Mundial Sobre la Mujer reafirman lo establecido en la convención del niño y la niña y declaran que: “toda persona tiene derecho a disfrutar del más alto nivel posible de salud física y mental,” definiendo la salud reproductiva como: “la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgos.”
Los países con asistencia de la comunidad internacional, deberían proteger y promover los derechos de los adolescentes a la educación, la información y la asistencia en materia de la salud reproductiva, estableciendo programas apropiados para responder a ese segmento de la sociedad. Investigaciones de campo indican que el bajo nivel de educación está directamente relacionado con una alta tasa de embarazos entre las adolescentes.
En  República dominicana, Ecuador, México y en la mayoría de los países, más de las dos terceras partes de las mujeres carecen de orientación, por consiguiente dan a luz antes de los 20 años.           La educación sexual adecuada promueve actitudes responsables y previene embarazos no deseados.     A pesar de que el embarazo no deseado entre las adolescentes constituye un problema prioritario en los países de América Latina y el Caribe no existen programas que atiendan las necesidades de los y las adolescentes en lo referente a información sobre salud o educación sexual orientados a prevenir embarazos no deseados.
Los gobiernos deben desarrollar programas sobre sexualidad, anticoncepción y reproducción que ayuden a los y las adolescentes a desarrollar su capacidad de tomar decisiones responsables. Se requiere asegurar el acceso universal a información y servicios confidenciales y de alta calidad en materia anticonceptiva, así como atención pre y postnatal para adolescentes al margen de su estado civil.
En Latinoamérica y el Caribe, una décima parte de todas las mujeres hospitalizadas por complicaciones relacionadas con un aborto son menores de 20 años.      De acuerdo a las investigaciones realizadas, los únicos países donde el aborto está legalizado son Puerto Rico, Cuba, tres países de Antillas Francesas, Guyana Francesa, Guyana y Barbados.
La práctica del aborto está prohibida en Chile, El Salvador, Honduras, Saint Martín (Antillas Holandesas), “República Dominicana” y en Nicaragua.
La mayor parte de las legislaciones de América Latina han intentado resolver el problema del aborto mediante su prohibición. Es por tanto que se hace necesaria una revisión del tratamiento legislativo que se ha dado al aborto inducido. En la actualidad, la población adolescente1 representa un elevado grado  de la población mundial, de cuyo total cerca del 85% vive en países en vías de desarrollo.
Los efectos del aborto. En la mayoría de los casos a las mujeres no siempre se les dice todo lo que le podía pasar después de abortar. Muchas veces, se explica el aborto como un procedimiento medico común. Pero los aspectos del llamado procedimiento “seguro” pueden dejar un deterioro físico permanente aquellas mujeres que incurren en practicarse aborto, sin medir las consecuencias de tal procedimiento que arrastra problemas psicológicos crónicos según los especialistas en la materia. Las entidades sociales y gubernamentales deben implementar métodos reales de orientaciones para las mujeres que se han practicado aborto alguna vez, muchas desconocen los efectos de esta mala práctica. El asesinato de las inocentes criaturas no debe ser la única alternativa. Efectos físicos: Esterilidad. Abortos espontáneos. Nacimientos de niños muertos. Trastornos menstruales. Hemorragia. Infecciones. Shock. Útero perforado. Coágulos de sangre pasajeros. Fiebre/sudores fríos. Intenso dolor. Pérdida de otros órganos.
Llanto/suspiros. Insomnio, Pérdida de apetito. Pérdida de peso. Agotamiento. Tragar constantemente. Nerviosismo. Disminución de la capacidad de trabajo. Vómitos. Trastornos gastrointestinales. Frigidez. Muerte. Efectos psicológicos: Culpabilidad. Impulsos suicidas. Sensación de pérdida. Insatisfacción. Sentimiento de luto. Pesar y remordimiento. Retraimiento. Pérdida de confianza en la capacidad de tomar decisiones. Pérdida de autoestima. Preocupación por la muerte. Hostilidad. Ira/rabia. Desesperación. Incapacidad de valerse por sí misma. Deseo de recordar la fecha de la muerte. Intenso interés en los bebés. Instintos maternales frustrados. Odio a todos los que tuvieron algo que ver con el aborto. Deseo de acabar la relación con su pareja. Pérdida de interés en el sexo. Incapacidad de perdonarse a sí misma. Sentimiento de deshumanización. Pesadillas. Ataques /temblores. Frustración. Las malas prácticas dejan sus consecuencias. Existen muchas damas que han abortado voluntariamente y cuando desean conservar una criatura pagan las consecuencias de sus anteriores errores, ya que no consiguen conservar vivos a sus posteriores criaturas. Esto se puede evitar. En Latinoamérica y el Caribe, las estimaciones varían entre aproximadamente trece abortos anuales por cada mil mujeres de 15 a 19 años en México, y alrededor de 36 por cada mil adolescentes en República Dominicana.
En este país, el debate en torno a “penalización de aborto”, lo pongo en dudas que esté bien conceptualizado porque en este país hay prohibición y criminalización del aborto provocado, pero no creo que se penalice le aborto. No conozco que en nuestra sociedad se esté procesando penalmente a quienes practican la interrupción del embarazo, ni los médicos, ni al personal de salud. Es cierto que el código penal vigente tipifica como crimen y establece condena para los implicados en eso, pero la realidad es que hay una tolerancia social a la práctica de este mal del aborto.
No hay un ministerio público que investigue casos, ni persecución por parte del ministerio de salud, ni investigación ni acción disciplinaria del colegio médico, ni denuncias de casos que ayuden a corregir este mal. La realidad es, que se producen decenas de miles de estos abortos años tras años y no hay procesos judiciales abiertos donde se persiga por las muertes de las criaturas.
Solo cuando muere una mujer, los familiares que creen que ha sido por negligencia y malas prácticas, producen denuncias y acusaciones; nunca por la muerte de la criatura. Así qué, hablar de que en este país se penaliza el aborto, no es más que eufemismo legal.

EL SISTEMA DE TRANSPORTE EN REPÙBLICA DOMINICANA

Cesáreo Silvestre Peguero.                                                                                         
 La deficiencia del transporte en República Dominicana se viene produciendo desde hace muchos años... Pese al tiempo, no ha sido solucionada esta problemática a la que muchos le han sacado jugosos beneficios económicos; disfrutados por ciertos funcionarios y sindicalistas (o mejor dicho, mercaderes del transporte público).
De este mal, los tres  principales partidos políticos PRD, PRSC y PLD -han sacado partidas, repartiéndose miles de vehículos entre ellos.
 Resolver el caos de este servicio no es una misión imposible, ha sido la negligencia y aprovechamiento de los que se han lucrado de la desorganización. Debido a  la falta de planificación y  eficacia del trasporte, surgió como paliativo el Moto concho; -servicio de trasporte terrestre a domicilio, inseguro pero necesario.  La labor de los moto-conchos ha tenido repercusión, debido a la falta de empleos: como consecuencia del cierre de los Ingenios, el descenso de las Zonas Francas y  la desatendida reforma agraria (que ha dado al traste con el abandono de la productividad de los campos dominicanos),  muchos han emigrado a las diferentes poblaciones  del país abandonado las tierras y crías de ganado para dedicarse a la práctica del moto concho. Este útil servicio pareciera ser un mal necesario; el que  se ha proliferado sin que se haya canalizado la debida normativa y regularización que permita a los moto conchos disfrutar de una verdadera seguridad social.
La práctica de este oficio, implica diversos riesgos.... La inexperiencia de muchos, que desconocen las reglamentaciones que rigen las leyes de tránsito. Muchos al conducir exhiben falta de prudencia, originando accidentes en los cuales muchos  pierden la vida y otros quedan con fracturas, lecciones y traumas permanentes. Pese a ello, muchos se ganan sus sustentos y el de sus familiares.
El concho -se viene ejerciendo en  República Dominicana desde principios de los años 80.
La deficiencia y mala planificación del trasporte Dominicano ha sido el caldo de cultivo para que se haya fomentado este informal servicio de transporte. Hace falta una real  reforma en el trasporte público Dominicano. La Oficina de Trasporte Terrestre ha sido insuficiente, sumándose algunos de sus funcionarios a la complicidad y prebendas que envuelven el fantasma del sindicalismo, a los cuales mueve una apetencia lucrativa, dejando de lado el adecentamiento del sistema de transporte en República Dominicana. La instalación del metro no ha solucionado el problema fundamental de entropía y desorden.    
Las soluciones a los problemas del transporte público de pasajeros en el país son conocidas; pero muy difícil de implementar por los gobiernos que llegan comprometidos con continuar  con el clientelismo político en las instituciones estatales del transporte terrestre. También llegan con compromisos de seguir favoreciendo a sectores de la mafia sindical –empresarial que dominan en el sector.
¿Cuáles son las soluciones?
1ro. El fortalecimiento del sistema de transporte colectivo estatal, redimiéndolo del personal sobre enumeraría que le impone la politiquería y extendiendo su cobertura por todas las principales zonas urbanas del país. Los servicios deben prestarlo el Estado a precios iguales a los que ofrecen los operadores privados eficientes. 2do. Establecimiento de un sólo organismo estatal de transporte, que asuma la organización de todas las rutas y frecuencias del transporte de pasajeros.
Este organismo hará los estudios que permitan que el sector privado invierta, con todas las garantías, sin necesidad de pagar peaje y chantajes a los supuestos sindicatos. 
3ro. Definir el tipo de unidades de transporte (autobuses, minibuses…) que se requieren para la República Dominicana y reducir los impuestos de estos equipos a todo el que quiera importarlo y traer sus repuestos.
Los actuales propietarios de unidades del transporte viejas, que necesitan ser sustituidas, deben acudir al financiamiento bancario ordinario y comprar sus vehículos. 4to. Establecer tarifa de transporte en base a la distancias del recorrido de cada unidad, en cada ruta. Con esto se impide el acortamiento de rutas para el usuario y se logran que los operarios de rutas largas puedan operar con rentabilidad.
Cada unidad deberá tener visible la información oficial de estas tarifas, diciendo de qué lugar a que otro la tarifa es cual.

DEFORESTACIÓN PROGRESIVA

Por Cesáreo Silvestre Peguero.
 
                                                                           
Forestar es sembrar, es preservar los árboles, la vegetación y los recursos forestales.     Es  preservar y los árbol no cortar. Deforestar es acabar con la reserva natural.
La desproporcionada ambición de quienes hacen dinero acosta de las quemas y ventas de maderas y de carbón, propagan la deforestación. Tal  degradación, hace extinguir  la existencia de Ríos y arroyos. La imagen de la presente obra del Pintor Ramón Nicolás De La Rosa describe la realidad del grado de deforestación que se practica en República Dominicana.

En este realismo se ve a un loro trepado en el árbol que ha sido deforestado.
Este simbolismo es el reflejo autentico de la realidad que se vive en los campos y bosques dominicanos.
Estimula el hecho de que aun existan pintores que se dediquen a plasmar el realismo con sentido, tal como lo experimenta este talentoso artista del pincel llamado Ramón Nicolás De La Rosa, es oriundo de San Pedro de Macorís (al Este de República Dominicana).
El indicado artista reside en el sector Villa Progreso de SPM. Estudió en  Escuela Nacional de Bellas Artes, en 1993. Años más tarde, se instruyó en el taller del Reconocido Maestro Ramón Sandoval y del connotado artista Félix Disla (negro); los señalados maestros contribuyeron con la formación y destreza exhibida por este prometedor pintor profesional.
Jóvenes talentosos, como lo es él, deben recibir el mayor apoyo de de la población.  Es alentador saber que aun existan  relevos generacionales en el realismo de la pintura con sentido.
Hoy cuando, parece haber desaparecido el interés por proyectar lo real, pintores como Ramón Nicolás De La  Rosa,  persisten en plasmar con su arte. Este tipo de arte suele escasear por no ser  comercial.
Esta original imagen debería servirnos de meditación y hacer nuestra la preocupación del indicado pintor, que a través de su pincel denuncia una realidad ¡preocupante que se debe atender!!!
Ojala esta obra sirva para despertar el interés por nuestras reservas naturales.             
Viva la naturaleza y Dios con su grandeza. Esta connotada obra deberá acogerse  como una meditación por aquellos que, por falta de conciencia están eliminando  con sus cortes los árboles. Estos actos deben ser frenados por las “autoridades” forestales del país. Todavía hay tiempo.
La tala indiscriminada, corte y quema de árboles, amenaza con la preservación del medio ambiente y la biodiversidad; con eliminar la fauna y especies que cohabitan  en los bosques. Es tiempo de crear conciencia para evitar que se continúen destruyendo las montañas de donde emanan los  arroyos y ríos; de donde se extrae el agua para consumo e irrigar los frutos. Todo debemos abogar para que se descontinué la deforestación, práctica que  destruye los recursos naturales que a todos nos corresponde conservar.
Aún estamos a tiempo de preservar y evitar el corte indebido de nuestras reservas naturales. A todos nos corresponde velar para evitar  este flagelo de la deforestación. Esta imagen debe servir para reflexionar y despertar el interés por la preservación de los recursos naturales.
La deforestación que se está ejecutando en Republica dominicana, podría causarle daños irreversibles al medio ambiente y con ello a la flora, y a las especies que cohabitan usando los árboles como cobijas para posar sus nidos. La convivencia del bosque con una población rural empobrecida se hace insostenible.
No podemos pretender la hazaña de armonizar la miseria con la preservación ecológica. 
Los hombres, las mujeres, las familias que sobreviven en las márgenes de los parques nacionales y las cuencas fluviales deben ser el principal objeto de atención de un verdadero plan de preservación de los recursos naturales.
El objetivo es hacer de la convivencia del ecosistema y el hombre una fuente de ingresos sostenibles para las familias que se conserven viviendo en esas aéreas sensibles. Las demás deben ser trasladadas a otros terrenos propiedad del Estado. 

El asentamiento en otros lugares, aptos para la agricultura y la cría de ganado, de familias campesinas debe ser realizado con inversión presupuestaria, o con programas de asistencia y cooperación internacionales.
El resultado debe ser una mejor condición de vidas y mejores ingresos para esos pobladores rurales. Los que permanezcan dentro (o en las márgenes) de cuencas fluviales, en las zonas montañosas, y /o, de parques nacionales y reservas ecológicas deben ser los menos posibles. 
Estos a su vez deben ser reorientados hacia el cuidado del ecosistema, integrándolos de forma permanente al programa de reforestación, a la prevención y combate de los incendios forestales, y a las actividades de protección de la fauna y persecución de la casa furtiva. También deben participar en la recepción del turismo ecológico. Deben dejar de vivir consumiendo y destruyendo los recursos del bosque, para pasar a vivir de cuidarlos. Pero sin inversión oficial y planes supervisados socialmente, no habrá ni reasentamiento, ni reforestación, ni cambio de la cultura campesina de quema y agricultora errante, por una cohabitación rentable.